Iglesia de Santo Domingo

De estilo barroco, el origen de la Iglesia y el convento de Santo Domingo datan del siglo XVI, el período histórico siglos XVI- XVIII, y se encuentran ubicados en la Zona Ayuntamiento 07800 Eivissa (Ibiza). Época de fuertes embates contra piratas y Otomanos, además del reforzamiento de la arquitectura del área.

Aunque su estilo inicial fue barroco, sufrió numerosas remodelaciones posteriores en los que aún predomina este estilo arquitectónico. De los edificios que conforman el convento, el de la iglesia es el único que mantiene su configuración inicial más estricta. Estas modificaciones estructurales se dieron, entre otros motivos, por la explosión del polvorín de Santa Llúcia en 1730, siendo estas las de mayor envergadura. También diversos incendios han desaparecido gran parte de sus valores artísticos, consistentes en imágenes y pinturas murales.

La construcción de estas edificaciones data del siglo XVI, exactamente en 1592, pero no son finalizadas hasta un siglo más tarde. Su composición está dividida en una única nave de 31 metros de largo y a cada lado tiene cinco capillas laterales. Un retablo blanco genovés es el que preside el altar mayor. Tres cúpulas cubiertas de tejas al estilo veneciano sobre las capillas de la Purísima, San Antonio y del Roser, constituyen las más importantes de este tipo de edificación.

El santo al cual están dedicados la Iglesia y el convento es de origen español, Santo Domingo de Guzmán fue un religioso fundador de la Orden de los Predicadores más conocidos como Dominicos. Natural de Castilla. Este santo hizo varios milagros y recorrió el mundo instalando su nueva orden de predicadores, que recibió apoyo del mismísimo Papa Honorio III. Santo Domingo de Guzmán decía ver a la Virgen sosteniendo en sus manos un rosario y que fue ella misma quien lo enseñó a rezarlo, pidiéndole además que lo predicara por el mundo y prometiéndole que muchos pecadores se convertirían al cristianismo y obtendrían numerosas ganancias. Sus restos están sepultados en el Convento de Bolonia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario